Archivo de la etiqueta: caldo

Arroz con costilla

En casa se prepara arroz con bastante frecuencia, blanco, guisado, risotto… o de vez en cuando en un plato dulce. La elaboración depende de las prisas del día, y los ingredientes de lo que dicten la nevera y la despensa en ese momento.

Hoy traigo como propuesta una opción que siempre, sin excepción, triunfa en casa: arroz con costilla.

Arroz con costilla. ManzanasRojasR

Arroz con costilla

Ingredientes:

  • 120 gr. de arroz (unos 60gr. por persona).
  • 250 gr. de costilla de cerdo.
  • Un puñadito de aceitunas negras.
  • 1/2 pimiento verde pequeño.
  • 1/2 puerro.
  • 1 diente de ajo.
  • Caldo de pollo casero.
  • Aceite de oliva virgen.
  • Azafrán.
  • Sal.

Preparación:

Preparar las costillas retirando, con ayuda de un cuchillo, las partes grasas de la superficie. Colocar una sartén al fuego con un par de cucharadas de aceite y dorar a fuego medio/fuerte las costillas para sellarlas. Retirar las costillas y dejar enfriar en una fuente o plato. Reservar.

Colocar el caldo en un recipiente al fuego y calentarlo. Tostar el azafrán y añadirlo al caldo. Remover para mezclarlo bien y dejar unos minutos a fuego suave.

Lavar el puerro. Pelar el ajo. Cortar ambos en brunoise (en cubos pequeños de unos 2mm).  En una cazuela añadir una cucharada de aceite y dorar añadir el ajo y el puerro. Dorar a fuego bajo removiendo de vez en cuando. Cuando estén dorados añadir el arroz y dejar 2 ó 3 minutos removiendo. Incorporar el caldo caliente (el doble que de arroz), agitar un poco y dejar cocer el tiempo necesario para que el arroz esté blando (unos 20 minutos en mi caso. El paquete de arroz te indicará el tiempo recomendado).

Lavar el pimiento y cortar en tiras. Colocar una sartén al fuego y pincelarla con un poco de aceite. Colocar el pimiento y dejar que se haga a fuego medio. Darle vuelta de vez en cuando para que no se queme. Cortar las aceitunas a la mitad.

Presentar el arroz adornado con el pimiento y las aceitunas. Servir caliente.

 

 

Anuncios
Etiquetado , , , , , , , , , , , ,

Básicos: caldo de garbanzos

En los días fríos lo que más me reconforta en la mesa es una sopa caliente.
Un plato rápido y sencillo de preparar que se convierte en delicioso si está elaborado con un buen caldo. Y de estos hay casi infinitas posibilidades: de verdura, de carne, de pescado, de jamón, de pollo…

¿Mi favorito? El caldo de garbanzos.

Caldo de garbanzos. ManzanasRojasR

Caldo de garbanzos

 

Ingredientes:

– 3 litros de agua.

– 1 zanahoria.

– 1/2 puerro limpio.

– 3 dientes de ajo.

– 1/2 cebolla.

– 500 gr. de garbanzos.

– 1 trozo de lacón desalado.

– 1 hueso de ternera.

– 1 zanca de pollo.

 

Preparación:

El día anterior poner en agua los garbanzos a remojo (mínimo 12 horas)

Limpiar bien toda la verdura y pelar la zanahoria.

En una cazuela alta añadir todos los ingredientes y llevar a ebullición a fuego medio. Espumar. Dejar cocer a fuego suave durante unas 4 horas.

Podemos recudir el tiempo considerablemente utilizando una olla a presión. El proceso sería el mismo pero necesitaríamos unos 20 ó 30 minutos de cocción a partir de que la olla comience a liberar vapor.
Una vez cocido dejar enfriar un poco, retirar la verdura, los huesos y la carne. Pasar por un colador o manga y estará listo para utilizar o bien guardar en un recipiente con tapa (mejor si es de cristal) en el frigorífico hasta su consumo.

 

Etiquetado , , , , , , , , , , , , ,

Paciencia: risotto de setas

En casa nos gusta el arroz. Por eso es rara la semana en la que no se prepara algún plato con este ingrediente: guisado, como guarnición, en ensalada… Las posibilidades son muchas.

Y de entre todas hoy traigo como propuesta el risotto. Esta es una forma de preparación muy común en Italia. Arroz y queso en perfecta armonía para ofrecer una textura característica al paladar.

El secreto de un buen risotto depende fundamentalmente del tipo de arroz elegido. Se requiere que sea un arroz con una gran capacidad de absorción de líquido y también para liberar almidón, que es lo que le confiere esa textura pastosa.

Uno de los más utilizados es la variedad Carnaroli, que además de las características antes indicadas es menos propicio a pasarse. Este tipo de arroz se caracteriza por un grano grueso y blanquecino.

Para prepararlo lo importante, dicen los expertos, es añadir poco a poco el caldo, de forma que esté siempre jugoso pero nunca inmerso totalmente en líquido. Y también remover, remover y remover constantemente para favorecer la liberación de almidón y que quede cremoso.

 

Risotto de setas

Risotto de setas

Ingredientes:

– 1/2 cebolla.

– Romero.

– Setas (unos 120 gr. aproximadamente)

– Aceite de oliva virgen extra.

– 120 gr. de arroz (he utilizado Carnaroli)

– 1 vaso de vino blanco (he utilizado semi seco)

– Caldo: de verdura, de pollo, de carne…. (he utilizado de verdura)

– Queso (he utilizado queso asturiano ahumado. “Ahumado de Pría”)

– Unos 25 gr. de mantequilla.

– Un diente de ajo.

– Sal.

– 1/2 limón.

Preparación:

Limpiar bien las setas y cortarlas en trozos.

Colocar una sartén al fuego con unas cucharadas de aceite de oliva y añadir en él un diente de ajo picado finamente para aromatizarlo. Dejarlo a fuego medio/bajo hasta que se dore y a continuación retirarlo. Añadir las setas y rehogar unos minutos con un poco de sal. Cuando las setas estén listas y libres de agua retirar del fuego y reservar.

Colocar una cazuela al fuego y añadir en ella tres cucharadas de aceite. Es recomendable utilizar una cazuela alta para que no se evapore el agua durante la cocción.

Añadir la cebolla picada muy fina y dejar que se dore a fuego suave. Incorporar entonces el arroz y rehogar un poco.

Para cocer el arroz se necesitará líquido, el doble de cantidad que de arroz, formado en una parte por vino y en otra por caldo. Es importante añadir poco a poco el líquido y asegurarse también que esté caliente. Además es fundamental remover mucho el arroz par que suelte todo el almidón, al principio de forma constante y a medida que se va cociendo con menor frecuencia.

Lo primero incorporar el vino al arroz (controlar la cantidad para que no se note en exceso el sabor) y añadir la sal. A continuación ir añadiendo poco a poco el resto del líquido.

A mitad de cocción añadir entonces las setas y seguir incorporando líquido y removiendo hasta que el arroz esté listo (aproximadamente unos 20 minutos. Consultar el envase del arroz para conocer el tiempo recomendado).

Incorporar entonces el queso y la mantequilla y remover. Si el arroz queda muy denso debe añadirse agua o caldo hasta que quede suelto y meloso.

Añadir unas gotas de zumo de limón, tapar y reposar un par de minutos. Servir caliente.

 

Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Deletreando: sopa de pollo con hierbabuena

He odiado la sopa desde que alcanza mi memoria. Sin embargo, de un tiempo a esta parte, en los días más fríos de invierno o aquellos en los que el cansancio o el malestar hacen mella en mi cuerpo lo que más me apetece es una sopa caliente.

Y esa es mi propuesta de hoy, sencilla y cálida, una sopa de letras con caldo de pollo y un toque a hierbabuena.

Sopa de pollo con hierbabuena

Sopa de pollo con hierbabuena

Jugando con las letras de nuestra sopa podemos deletrear algunas de las propiedades que dicen que posee esta hierba: antiinflamatoria, antiséptica, relajante, digestiva y analgésica. ¿Tendremos letras para escribirlas todas? 😉

Ingredientes:

– Caldo de pollo.

– Pasta para sopa (yo he utilizado de letras)

– Hebras de azafrán tostado.

– Sal.

– Hojas de hierbabuena.

Preparación:

Colar el caldo en una cazuela. Poner a fuego medio.

Lavar las hojas de hierbabuena y cortar muy finas.

Cuando comience a hervir añadir la sopa, la sal y la hierbabuena cortada. Remover.  Llevar a ebullición, añadir entonces el azafrán tostado, remover y dejar cocer unos 8 minutos a fuego medio (ajustar el tiempo según segun grosor de la pasta).

Servir muy caliente.

Etiquetado , , , , , , , , , , ,

Pequeños tesoros: sopa de tomate

Mi madre cuenta con un maravilloso huerto que en los últimos meses de verano brinda suculentos tomates para disfrutar. La producción siempre consigue ser muy superior al consumo, por lo que año tras año se arma de paciencia para conservar y envasar todos esos tomates para que los demás podamos disfrutarlos, no sólo en verano, sino también todo el año.

Tomates

Tomates

Los recoge, los selecciona, los limpia bajo el agua con mimo, los escalda en agua hirviendo, retira pieles, los trocea, elimina pepitas y zumo, y envasa la pulpa resultante en bolsas que después congela.

Por todo  eso, a estas alturas del año, esos paquetitos que regala con tanta generosidad se convierten en un pequeño tesoro en mi cocina. Algunos días de invierno, cuando lo que apetece es disfrutar de un plato caliente, especialmente a la hora de la cena, preparo lo que hoy traigo como propuesta: una sencilla y rápida sopa de tomate.

Ingredientes:

– 1 kg. de tomate natural en trozos (en mi caso descongelado pero puede utilizarse fresco, en conserva, etc.)

– Medio pimiento rojo.

– 1 cebolla mediana.

– Sal.

– Aceite de oliva virgen.

– Caldo de verduras (yo lo he preparado con agua, puerro, cebolla y zanahoria)

Preparación:

Pelar la cebolla y limpiar el pimiento. Trocearlos muy finos y reservar.

Colocar una cazuela al fuego, añadir unas 3-4 cucharadas de aceite e incorporar las verduras cuando esté caliente. Dejar que estas se doren.

Añadir el tomate, remover bien y dejar cocer a fuego medio con un poco de sal. Triturar. Incorporar el caldo e ir removiendo suavemente (la cantidad según gustos, a mi me gusta un poquito espesa). Dejar hervir.  Servir caliente.

Decorar con huevo cocido, trocitos de jamón, queso, picatostes, etc. Yo hoy lo he llevado a la mesa con unas gotas de yogur natural (sin azúcar ni edulcorantes) para adornar el plato.

Sopa de tomate

Sopa de tomate

Etiquetado , , , , , , , ,
Anuncios