Golosinas: casa de jengibre

Desde hace tiempo me llaman la atención esas fantásticas casas de galleta de jengibre llenas de dulces. Así que este fin de semana decidí preparar unas para regalarles a mis sobrinas.

Os confieso que yo no suelo preparar muchas galletas en casa, no somos muy de dulces, y por tanto no tengo mucha experiencia decorando estas. Si os dais un paseo por internet veréis que hay mucha gente que elabora verdaderas obras de arte que plasma en algo tan pequeño como una galleta.

Podéis imaginaros la de vueltas y vueltas que le di antes de encender el horno y las dudas que tenía sobre el resultado y sobre su consistencia para transportarlas, pero aunque sólo sea por la cara de sorpresa que pusieron y lo mucho que disfrutaron arrancando pedacitos para comérsela merece la pena.

Así que si os apetece prepararlas no os desaniméis, sólo es necesario un poco de paciencia, tener claro nuestro objetivo y leer varias veces bien la receta antes de comenzar. El mío estaba muy claro: una casa muy sencilla.

 

Casa de jengibre

Casa de jengibre

Os cuento algunas de las cosas que yo hice antes de comenzar. Como en toda construcción hay que elaborar un proyecto:

  • Objetivo: casa de jengibre muy sencilla.
  • Elegir el solar/parcela donde edificar la casa. Es importante elegir dónde colocar nuestra casa de jengibre (sobre un postre, en una bandeja, etc.). Debemos asegurarnos de que se trata de una superficie rígida y estable para el tamaño de la casa que queremos crear. No queremos que después de todo el trabajo termine rota en mil añicos. Si como yo vas a transportarla, es importante especialmente que ofrezca la suficiente rigidez para que no se doble. Eso dependerá fundamentalmente del peso de la casa y de las dimensiones de esta. Mis casas no eran muy grandes, así que al final elegí bandejas redondas de cartón con blonda desechable (de 18cm)
  • Disponer de unos planos. Es importante antes de comenzar contar con una plantilla para realizar la casa. Puedes diseñarla tú sobre papel o imprimir alguna plantilla ya preparada (encontrarás muchas en internet).  En cualquier caso necesitarás al menos cartulina/cartón, una regla y tijeras, y si la diseñas tú un lápiz/rotulador/bolígrafo. Si como yo es la primera que preparas no elijas un diseño muy complicado ni muy grande. Mis casas tenían una planta rectangular de 7×9 cm.

También hay en el mercado moldes para cortarlas, pero habría que valorar antes el uso que podemos darle. Tal vez no merezca la pena.

Decoración. Una vez que tengas la plantilla piensa como decorarás la casa para elegir los dulces/golosinas que necesitarás (caramelos, gominolas, chocolatinas, chicles, galletas, etc.) o si lo prefieres puedes hacer “troquelados” con moldes de galleta. En la red encontrarás muchísimos ejemplos que te podrán servir de fuente de inspiración.

  • Construir la casa. Preparar la masa, hornear y lo que a mí me parecía más complicado: ensamblar y decorar.

Masa. Lo primero de lo que te darás cuenta al unir todos los ingredientes es que la masa quedará muy pegajosa, no te preocupes. Sólo tienes que añadir un poquito de harina (muy muy poca) en la superficie de trabajo y en tus manos para limpiarlas y formar más fácil la bola.

Temperatura. Como con todas las galletas lo mejor para trabajar la masa es que esté fría. Yo la he enfriado en dos ocasiones: la primera para estirar la masa y la segunda para facilitar el corte y evitar que la galleta se deforme.

Ensamblaje. Paciencia, paciencia, paciencia. Después de varios intentos la forma en la que conseguí que quedasen mejor fue montando en vertical cada “pared” de la casa. Primero un frente, lateral, otro frente y lateral. Presionar cada pieza para que se adhiera y dejar secar así. Aunque al principio no lo parezca las piezas quedan unidas. Ahora sólo queda ir decorando con las golosinas/dulces que más gusten.

Para que adquiera mejor consistencia para el transporte es importante que seque bien. Yo las dejé secar de un día para otro.

  • Entrega de llaves. Para la entrega de llaves había que envolver bien el regalo, primero para que no se estropease durante el viaje y segundo para que dejase ver el interior. Yo elegí papel de celofán decorado con estrellas, rojas como no podía ser de otra forma. Una cinta para asegurar bien el cierre del celofán y unos globos (les encantan) para rematarlos. Aquí de nuevo vuestra imaginación es la protagonista.

Ingredientes:

Para las galletas:

– 125 gr. de mantequilla.

– 100 gr. de miel (yo he utilizado miel asturiana ecológica)

– 100 gr. de harina.

– 300 gr. de harina.

– 1 huevo.

– 2 cucharaditas de canela en polvo.

– 1 cucharadita de jengibre molido.

– 1/2 cucharadita de nuez moscada.

Para la glasa:

– 250 gr. de harina glass tamizada (es importante que sea comercial, no preparada en casa, para que tenga mejor consistencia)

– 1 clara de huevo.

Para la decoración:

Golosinas/Dulces al gusto. Yo he utilizado: chocolatinas, nubes y gominolas.

Preparación:

Preparar el patrón:

Para preparar el patrón como os decía antes hay al menos dos opciones: diseñarlo o imprimir uno ya hecho.

Si decides diseñarlo necesitarás una regla para ayudarte con el trazado y las medidas. En este caso lo mejor es recortarlo en cartulina/cartón y tratar de ensamblar las piezas para asegurarnos de que las medidas son correctas antes de preparar las galletas.

Si eliges esta segunda opción lo mejor es imprimirlo en papel y posteriormente transferirlo a cartulina/cartón. Eso facilitará más el corte.

Preparar la masa:

En un recipiente mezclar bien todas las especias y reservar.

Rallar la mantequilla muy fría para deshacerla y facilitar luego el amasado. Reservar.

En un bol amplio colocar la harina. Añadir el resto de ingredientes: mantequilla, azúcar, miel, especias y el huevo. Remover hasta mezclar bien todos los ingredientes y amasar.

Formar una bola con la masa y envolver en papel film. Reservar en la nevera al menos 20 minutos.

Sobre una superficie colocar un poco de papel de hornear. Tomar una porción de la masa y colocar sobre el papel. Con ayuda de un rodillo enharinado extender la masa hasta que quede de un grosor de unos 5 milímetros. Introducir unos minutos en la nevera para que se endurezca. Repetir este proceso con el resto de la masa.

Con cada plancha de masa marcar y cortar con ayuda de un cuchillo las piezas según los patrones preparados. Llevar a una bandeja de horno y hornear a 170ºC durante unos 10 minutos (hasta que la galleta esté dorada por los bordes)

Retirar del horno y con ayuda de una paleta (o cualquier otro utensilio para no quemarnos) trasladar las galletas a una rejilla para que se enfríen.

Preparar la glasa:

Batir la clara a punto de nieve. Añadir el azúcar glass y seguir batiendo hasta que quede bien integrada.

Ensamblaje:

Una vez bien frías las galletas comenzar a ensamblar las piezas.

Como manga yo he utilizado una bolsa (de las de congelar) a la que he añadido la glasa con ayuda de una taza (tomar la taza y colocar en el interior de ella la bolsa, estirar esta para abrirla bien. Añadir la glasa en el interior y cerrar la bolsa a modo de manga.) Hacer un orificio muy pequeño (unos 2 ó 3 mm) en una de las esquinas de la bolsa (usar unas tijeras).

Recortar el borde de las galletas con ayuda de un cuchillo. Repartir por él la glasa e ir ensamblando las piezas. A medida que vayas decorando ve empujando la glasa hacia el borde del corte.

Poner glaseado a lo largo de los bordes de una de las fachadas y uno de los laterales. Colocar el lateral perpendicular a la fachada y presionar ligeramente para que las paredes se adhieran y se sostengan entre sí. Incorpora la otra fachada y el otro lateral de la misma forma.  Deja secar unos minutos.

Ahora queda el techo, en mi caso lo he realizado con galleta y golosinas. Lo primero es colocar una galleta plana sobre los laterales a modo de “techo plano” adheriéndola con la glasa. A continuación ir incorporando las barritas de chocolatina perpendiculares a los laterales y adheriéndolas al techo de galleta con glasa. Añadir otra barrita perpendicular a estas en el centro (del centro de una fachada a la otra) pegada con glasa y cubrir estas con nubes y lacasitos.

Dejar secar.

Decoración:

Una vez ensambladas las piezas decorar.

Primero he dibujado unas ventanas y puertas por las fachadas de la casa y luego he completado la decoración con las golosinas, usando para ello la glasa restante que actuará a modo de “pegamento”. Para cada golosina añadir unas gotitas o una línea de glasa por la base y presionar ligeramente sobre la galleta para que se adhiera.

Hacer lo mismo con los dulces que se coloquen alrededor de la casa, en este caso pegándolos a la blonda.

Dejar secar bien. Y ya tenemos lista nuestra casa para llevar a la mesa o envolver como regalo.

Casa de Jengibre

Casa de Jengibre

Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , ,

2 pensamientos en “Golosinas: casa de jengibre

Me encantaría conocer tu opinión...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: